Un equipo de trabajo asesora a turistas LGBT+ que quieran casarse en Argentina

EL PAÍS 14 de julio de 2022 Por Soy de Santiago
Un equipo de la Defensoría LGBT y la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans (FALGBT) se encarga de asesorar a turistas LGBT+ que quieran casarse en la Argentina "para que aquellas personas que no pueden ver garantizado el derecho a contraer matrimonio en sus países, por lo menos puedan hacerlo en nuestro país", aseguraron.
lg

El rol de este grupo de personas es "brindar toda la información sobre cómo la persona puede contraer matrimonio".

"Esto significa explicarle el paso a paso, cuáles son los requisitos, qué papeles tiene que traer, cuáles no son necesarios. También informarles que es un trámite que no tiene costo. No hace falta contratar a ningún gestor ni ninguna empresa intermediaria", señaló Maribe Sgariglia, integrante de la Federación Argentina LGBT y de la Defensoría LGBT.

El equipo pertenece tanto a la Defensoría LGBT, dependiente de la Defensoría del Pueblo de la ciudad de Buenos Aires, como a la FALGBT.

“Es el único país en el mundo donde podés venir a casarte como turista sin ningún tipo de restricción”, apuntó Sgariglia.

Si bien la mayoría de las personas que llegan de otros países a casarse a la Argentina se dirigen a la ciudad de Buenos Aires, también pueden ir a otros distritos.

"Si la persona opta por no venir a la ciudad y quiere casarse quizás en otras provincias, se les da información de cuáles ya tienen regulado cómo puede casarse un turista y los contactamos con organizaciones o activistas de la Federación que están ahí para que los puedan asesorar o acompañar", explicó Sgariglia.

En tanto, como muchas de las parejas vienen solas "porque quizás las familias no saben que se están casando o porque es un costo muy grande venir con amigos o familiares", desde el equipo se ofrecen como testigos de sus matrimonios.

"Nos emocionamos mucho quienes hemos ido a las ceremonias", dijo Maribe, que fue testigo en varias oportunidades.

"Es tan fuerte... no solo por el amor que se tienen, que por supuesto es una parte muy importante, sino también por la necesidad de ver reconocido sus derechos", agregó.

Para muchas de las personas que llegan a casarse, volver a sus países con un certificado que apruebe su unión, si bien no tiene una validez legal, impulsa sus luchas por este reconocimiento.

Almendra Panaifo y Luko Romero llegaron a la Argentina a fines de agosto de 2019 desde la isla peruana de Iquitos, del departamento de Loreto.

"Somos una familia constituida. En ese entonces teníamos cinco años de relación. Ya habíamos comprado una casa, teníamos nuestras cosas, pero teníamos -y tenemos- miedo de que si algo llega a pasar nos puedan quitar nuestras cosas o no reconocer nuestra unión. Por eso empezamos a averiguar cómo podemos asegurar nuestra familia", contó a Télam Almendra (30), activista en la Comunidad Homosexual Esperanza Región Loreto (Cherl) y fundadora del Bloque Lésbico de Mujeres.

Si bien en su país no reconocen el matrimonio contraído en la Argentina, su viaje motivó numerosas acciones en Perú.

"Gracias a esto, diferentes organizaciones LGTB de Perú han sabido nuestra historia y nos han hecho un cortometraje. Se llama "Casarnos", dirigida por Bruno Montenegro. Ganó muchos premios. Esta es una noticia que ha llegado a todo el mundo acá, en Perú", dijo.