La Cámara de Diputados se aprestaba a dar su aval al acuerdo con el FMI

EL PAÍS 11 de marzo de 2022 Por Soy de Santiago
La Cámara de Diputados avanzaba esta noche en el debate del proyecto de ley que avala el acuerdo del Gobierno nacional con el Fondo Monetario Internacional (FMI) por la deuda asumida por el expresidente Mauricio Macri, sobre la base de un dictamen de consenso que aspira a votar en las primeras horas del viernes.
11-03-2022_la_sesion_especial_en_la

La iniciativa, que ayer obtuvo un amplio consenso en el plenario de las comisiones de Presupuesto y Hacienda y de Finanzas era debatida desde las 14.20 por el plenario de la Cámara baja.

La sesión, que se inició con la presencia de 129 diputados en el recinto y cuyo desarrollo no fue alterado por los incidentes generados fuera del Congreso por un grupo de manifestantes, se extendería hasta las 2 o 3 de la madrugada del viernes, según las estimaciones que surgen de la lista de oradores que manejan las autoridades parlamentarias.

En la apertura, el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, precisó que el acuerdo con el FMI será "el único tema de la sesión" y pidió a los diputados que el debate sea "con el máximo respeto y nivel posible, teniendo en cuenta su trascendencia, ya que es la primera vez en la historia democrática que un tema de estas características se debate en el Congreso".

El acuerdo sobre el texto fue el fruto de varias reuniones desarrolladas durante toda la jornada de ayer entre representantes del oficialismo y de otros bloques opositores.

El dictamen obtuvo el respaldo de casi 80 firmas de integrantes de las comisiones de Presupuesto y Hacienda y de Finanzas, a partir de los avales del Frente de Todos (FdT), Juntos por el Cambio (JxC), el interbloque Federal y Provincias Unidas.

Minutos después de que comenzara la sesión, un grupo de manifestantes que se concentró en la Plaza del Congreso comenzó a arrojar piedras y a quemar neumáticos en la zona, tras lo cual efectivos de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires armaron un escudo frente al Palacio Legislativo e iniciaron un operativo de desalojo.

Hubo cinco policías heridos y un manifestante detenido.

En la primera exposición, el presidente de la comisión de Presupuesto y Hacienda, Carlos Heller (Frente de Todos), aseguró que "este Gobierno, por sus principios, jamás hubiera recurrido al FMI, pero recibió una auténtica bomba de tiempo y debió sentarse a negociar" con el organismo internacional.

Heller sostuvo que en el acuerdo "no se respetan los típicos aspectos de la ortodoxia que han primado en otros entendimientos" aunque dijo que "no hay nada que festejar".

Entre las primeras exposiciones, la diputada nacional por el Frente de Todos de la provincia de Buenos Aires Alicia Aparicio dijo también que "no hay nada que festejar" y agregó: "Hoy no habrá ganadores".

La legisladora elogió la decisión del presidente Alberto Fernández de enviar el acuerdo al Congreso porque "le devuelve al Poder Legislativo su facultad en la materia y otorga mayor institucionalidad". Y aseguró que "este acuerdo es el único posible ante las circunstancias que hoy vive la Argentina".

El diputado nacional de la UCR por Mendoza Lisandro Nieri consideró que el acuerdo con el FMI "nace obsoleto" y es "poco transparente", al sostener que "no soluciona los problemas de nuestro país".

Para el legislador, "aún cumpliendo las metas deja a nuestro país en diciembre de 2023 en una situación de mayores desequilibrios macro que la observada en 2019" y dijo que "no soluciona los problemas de nuestro país".

Por Evolución Radical, el puntano Alejandro Cacace señaló: "Desde nuestra bancada le damos la herramienta al Gobierno, que está pidiendo el financiamiento, pero con esto no estamos avalando un plan económico fracasado que ha llevado a una profunda crisis económica y de desarrollo".

Otro sanluiseño, el exgobernador Claudio Poggi, con monobloque dentro de JxC, apuntó: "Esta Cámara habilitará, si se quiere, el mal menor que es patear el vencimiento para más adelante. Es menor en comparación con el mal mayor que significa no pagar, quedar en mora en el mercado internacional".

Desde el interbloque Federal, Graciela Camaño confirmó el voto a favor. "Vamos a acompañar. Es la primera vez que el Congreso vota una autorización de financiamiento para que el Poder Ejecutivo Nacional tome un empréstito y resuelva su deuda externa", sostuvo.

"Hemos tenido la inteligencia, el año pasado, de votar todos una ley que limita al Poder Ejecutivo y le devuelve atribuciones al Legislativo", recordó.

En el mismo sentido se expresó el rionegrino Agustín Domingo, del bloque referenciado en su gobierno provincial y en interbloque con el oficialismo misionero, al "valorar que hoy estemos tratando en el Congreso este endeudamiento con el FMI, que le estemos devolviendo al Congreso esa facultad que había sido delegada, y que sea este el ámbito donde se discutan temas como este endeudamiento excesivo".

Entre las manifestaciones en contra, el republicano Ricardo López Murphy, con monobloque dentro de JxC, arremetió: "Atravesamos una situación compleja, la impericia e ineptitud del Gobierno nos ha llevado a tener que decidir, a pocos días del vencimiento, un acuerdo con el FMI y los organismos multilaterales, que debió haber sucedido hace mucho tiempo".

Otro sector que se expresó en contra fue la izquierda: "El Frente de Todos y Juntos por el Cambio también son corresponsables y copartícipes de la estafa a la que están nuevamente sometiendo a la Argentina. Vamos a seguir denunciando este fraude", aseveró la porteña Myriam Bregman (FIT-U).

En ese sentido, agregó: "Esta sesión marca un punto de inflexión en la historia del país porque se reúne el Congreso para aprobar un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, ese organismo creado a la salida de la Segunda Guerra Mundial para intervenir y digitar a los países y encolumnarnos al servicio del orden financiero dominado por Estados Unidos".

La sesión transcurrió con mayoría de discursos a favor, aunque en los pasillos del Congreso los interrogantes estaban centrados en la posición que a la hora de la votación adoptarán los representantes de La Cámpora y de la denominada 'ala dura' del PRO.