Familiares de víctimas y sobrevivientes de Cromañón reiteran reclamo para expropiar el boliche

EL PAÍS 31 de diciembre de 2021 Por Soy de Santiago
A 17 años del desastre de Cromañón, sobrevivientes y familiares de las víctimas reafirmaron la responsabilidad del Estado porteño en la muerte de 194 personas el 30 de diciembre del 2004 y cuestionaron "el silencio" de Horacio Rodríguez Larreta y sus legisladores ante el pedido para que el edificio de Once, donde funcionó el boliche, sea expropiado y transformado en un espacio de memoria.
30-12-2021_familiares_de_las_victimas_y

El pronunciamiento fue el eje de un documento consensuado entre las organizaciones que agrupan a sobrevivientes y familiares y que fue difundido en una jornada que tuvo distintos actos de homenaje,.

Los mismos incluyeron un encuentro en la Plaza de Mayo, una misa en la Catedral Metropolitana, una marcha al santuario de Once y un recital en el Obelisco en el que cantó el ex líder de Callejeros, Patricio Fontanet.

La conmemoración arrancó con una "pincelada" de murales en telas en la Plaza de Mayo, las cuales fueron colocadas en la reja que rodea la Pirámide de Mayo. Luego los familiares y las víctimas leyeron el documento llamado "Las zapatillas siguen marchando" donde afirman: "La masacre -no tragedia, no accidente- se produjo por una sumatoria de hechos probados".

En ese sentido, mencionaron "la sobreventa extrema de entradas, el funcionamiento de un local sin habilitación, los matafuegos vencidos, las puertas con candado, el uso de material prohibido, el desastroso operativo de emergencia y la represión de la policía a los mismos chicos y chicas que entraban a intentar salvar a otres".

En ese sentido, resalta que "una y otra vez denunciamos el incumplimiento de deberes de los funcionarios públicos, la adjudicación de puestos ´a dedo´ a personas no capacitadas y la connivencia Estado y sector privado", así como advierte sobre "el encubrimiento del Poder Judicial, al que fue necesario arrancarle condenas insuficientes que aún así, son históricas".

"El Estado debería cuidar la vida de las personas y garantizar su seguridad. Ahora cuando garantizar ese cuidado, se convierte en un peligro para la ganancia empresarial, en nuestra experiencia la función del Estado entra en contradicción y surge la coima, la vista gorda y la muerte evitable", destacaron.

A pocos metros de la Plaza de Mayo, otro grupo de sobrevivientes y familiares participó de una misa en la Catedral Metropolitana; en tanto que en la zona del Obelisco el ex cantante de Callejeros, Patricio Fontanet, ofreció un breve recital junto a su actual banda Don Osvaldo que fue seguido por una multitud durante uno de los actos de recuerdo y homenaje a 17 años del desastre de Cromañón.

El 30 de diciembre del 2004 y durante el mandato como jefe de Gobierno porteño de Aníbal Ibarra, 194 personas murieron y más de 1.500 resultaron heridas al quedar atrapadas en el boliche República Cromañón, gerenciado por Omar Chabán, donde se permitió el ingreso de concurrentes muy por encima de lo habilitado para el recital de la banda Callejeros.

A poco de comenzado el concierto, el lanzamiento de una bengala dio origen al fuego en una mediasombra situada en el techo del local, que generó un humo tóxico que fue aspirado por los miles de jóvenes que no pudieron escapar del lugar mientras había salidas de emergencias del local cerradas con candados.

Por otra parte, en el documento leído esta tarde en Plaza de Mayo las agrupaciones reiteraron el reclamo de "leyes de reparación integral y no los parches que se vienen sucediendo desde el momento de la masacre", dice el texto.

Esto es en alusión a una norma sancionada recientemente en la Legislatura porteña con mayoría oficialista del gobierno de la Ciudad que encabeza Horacio Rodríguez Larreta, que restringe la asistencia a la entrega de un subsidio económico, dejando acotada medidas vinculadas a la atención médica y psicológica.

Exigieron también que el ex boliche Cromañón "sea declarado un espacio de memoria y cultura, no solamente para las víctimas, sino también para las escuelas, los movimientos sociales, las y los vecinos".

"El silencio de Larreta y sus legisladores ante un proyecto que cuenta con el consenso absoluto de sobrevivientes y familiares, contrasta con la celeridad en que se votó en la misma Legislatura, y pese al cuestionamiento de los vecinos, la pérdida de 100 hectáreas de espacios verdes y humedales, para seguir construyendo torres de lujo que luego quedan vacías por la especulación inmobiliaria", apuntaron.

Raúl Morales, papá de una víctima y de dos sobrevivientes, explicó: "pedimos la entrega de la propiedad (del predio del ex boliche Cromañón) para que sea un museo donde recordar a las víctimas y mostrar un poco cómo era el lugar donde 194 chicos fallecieron y miles fueron heridos".

Silvia Bignami, mamá de Julián Rozengardt, quien murió a los 18 años en Cromañón, dijo que "nuestro reclamo de hoy es la expropiación del boliche y la creación de un espacio de la memoria".

"Cuando se habla de reparación a las víctimas, se habla también de crear las condiciones para que no se repita. Y para eso hay que hacer memoria, y para eso hay que tener un espacio físico donde los sobrevivientes puedan dar su testimonio de un hecho histórico", manifestó.

La jornada culminó con la marcha desde la Plaza de Mayo a la zona de Once, sobre Bartolomé Mitre al 3000, donde funcionó el local bailable y frente al cual se levanta un santuario en el cual están las imágenes de las víctimas y sirve como lugar de encuentro para los familiares y los sobrevivientes durante el año.

Allí, se realizó una "pegatina" de afiches en uno de los ingresos laterales al edificio que pertenece a Rafael Levy, quien era también el dueño de la propiedad cuando ocurrió el incendio; al tiempo que el cierre de los homenajes estuvo a cargo del grupo de percusión "La Chilinga".

Te puede interesar