La oposición en Brasil marchará en julio para pedir la salida de Bolsonaro y contra la represión

MUNDO 23 de junio de 2021 Por Soy de Santiago
Agrupaciones políticas, movimientos sociales y activistas convocaron para el 24 de julio a una nueva manifestación contra el Gobierno de Jair Bolsonaro para exigir su renuncia, el cese de la "brutalidad policial" y la aceleración de la campaña de vacunación contra el coronavirus.
bolsonaro

La protesta, que se realizará dentro de cuatro semanas, está organizada por el Frente Brasil Popular, Pueblo sin Miedo, Coalición Negra por los Derechos, el Partido de los Trabajadores y el Partido Socialismo y Libertad.

El representante del Movimiento de Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST) y el Frente Popular Brasil, Joao Paulo Rodrigues, destacó que se construyó una "gran unidad en torno a la realización de una nueva marcha el 24 de julio".

"Durante este período, queremos realizar un proceso de construcción con el grupo de organizaciones que se oponen al Gobierno de Bolsonaro", agregó, citado por la agencia de noticias Europa Press.

En la misma línea, el Movimiento brasileño Levante Popular instó a que el 24 de julio sea una nueva ocasión para pedir la salida del poder de Bolsonaro.

"El levantamiento en las calles el 24 de julio es otra jornada nacional de movilizaciones en todo el territorio brasileño. Ocuparemos cada región, cada estado, ciudades de todo Brasil", prometió la organización política que agrupa a la juventud brasileña.

Asimismo, la campaña nacional 'Fora Bolsonaro' convocó a un nuevo plenario para el próximo 1° de julio.

"Esta vez nuestro objetivo será escuchar a nuestros dirigentes y organizaciones para preparar el proceso de movilización que, esta vez, consistirá en huelgas, iniciativas en las periferias y en los centros de las grandes ciudades. También tomaremos notas para la continuidad de nuestras luchas unitarias", informó la agrupación a través de sus redes sociales.

La convocatoria llega un día después de que reprimiera con dureza una protesta pacífica de los pueblos originarios de "Levante pela Terra" cuando se manifestaban en contra un proyecto de ley que amenaza con anular la demarcación de tierras indígenas.

La policía utilizó gas lacrimógeno y pimienta para dispersar la manifestación frente al edificio donde funciona la Cámara de Diputados, cuya sesión de votación, agendada para ayer, debió ser suspendida a causa de la represión.

Es la segunda movilización indígena reprimida por la policía en una semana.

El jueves pasado, representantes de más de 35 pueblos indígenas se manifestaron frente al edificio de la Fundación Nacional Indígena (Funai), en Brasilia, cuando fueron atacados por la Policía Militar.

En ese entonces, los militares también utilizaron bombas de gas lacrimógeno y gas pimienta y desplegaron las tropas de choque, mientras que los indígenas, en cambio, tiraron flechas y objetos.

Te puede interesar